Conocimiento: arma efectiva contra los contrabandistas

Conocimiento: arma efectiva contra los contrabandistas

Bogotá D.C. 15 de junio de 2018.- Son once puntos de control. Ubicados estratégicamente en los departamentos  fronterizos con Venezuela. Son la punta de lanza para la lucha que autoridades sanitarias y aduaneras libran contra el contrabando de carne y ganado.

Funcionan. 506 bovinos y más de 2.500 toneladas de carne en canal aprehendidos lo demuestran. Productos avaluados en casi 1.800 millones de pesos, cuya entrada al país no solo es competencia desleal para los productores nacionales. También amenazan la salud y las condiciones sanitarias de la ganadería colombiana.

Estos once puntos de control son el resultado de un arma efectiva aunque menos conocida que otras:  el conocimiento.

Hace poco, los frigoríficos colombianos acordaron con las autoridades establecer mesas de trabajo “como escenarios de confianza que contribuyan a los procesos de inteligencia y judicialización”, en casos de contrabando de carne y ganado.

Lea: Sector público y privado acuerdan estrategias contra el contrabando de ganado y carne

Así, la Policía Fiscal y Aduanera (POLFA), el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima), la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales, DIAN y el Instituto Colombiano Agropecuario y cuentan con la información de la Asociación de Frigoríficos de Colombia para actuar contra el delito.

De esta manera, ya se han identificado 111 puntos en diferentes ciudades entre mataderos clandestinos, corredores de transporte, lugares de almacenamiento y sitos de comercialización que poco a poco están siendo intervenidos por las autoridades.

Equipos exitosos

El uso de conocimientos especializados por parte de la POLFA y la DIAN no es un esfuerzo aislado. Cuenta con el apoyo del sector privado, a través de sus gremios y de empresas específicas, sumado a los mecanismos institucionales de educación continuada.

La estrategia se complementa con la verificación documental, los operativos de control en los puntos de acceso al país, las inspecciones a medios de transporte y la intervención en lugares de almacenamiento y comercio.

Se trata de ver lo que no se reconoce a simple vista. Diferenciar las barras corrugadas venezolanas ilegales de las colombianas, por ejemplo. Detectar el contrabando técnico que sucede cuando la mercancía ingresa al país y paga sus impuestos, pero está respaldada por documentación falsa.

Lea “Cinco modalidades de contrabando que usted tal vez no conocía”

Resultados del saber

El carrotanque circulaba por las carreteras de Boyacá cargado de ACPM, ACPM venezolano, combustible ilegal. Así lo constató la Policía Fiscal y Aduanera (POLFA) que procedió a su aprehensión.

Pero, ¿cómo supo que era venezolano? Con la Prueba de Identificación Preliminar Homologada (PIPH), que mide el rendimiento de los combustibles a través de su octanaje. La prueba no la hizo un técnico especializado, sino un agente de la POLFA.

Lea: Detienen carrotanque con casi 11.000 galones de combustible de contrabando

Gracias a la herramienta del conocimiento ha sido posible enfrentar sofisticadas redes o detectar productos ilegales en visitas a locales comerciales, donde los investigadores asumen el rol de un cliente común y corriente.

El conocimiento permitió reconocer y desmontar una infraestructura delincuencial que traía de contrabando motores robados en Suráfrica, Rusia, El Salvador y Líbano. Para ingresar las autopartes se valían de declaraciones de importaciones reales donde figuraban accesorios, ropa, elementos deportivos, teléfonos y tabletas.

El seguimiento y análisis de la información por parte de los peritos de la POLFA llevó a la identificación de 28 personas naturales y jurídicas -algunas de ellas inexistentes-, y otras 13 más cuyos nombres fueron utilizados sin conocimiento de los implicados. También se detectaron cuatro empresas fachadas.

La evaluación de los datos permitió encontrar 210 operaciones con las que se hizo importación ilegal de 64 cabinas y 4.930 bloques y culatas (piezas de motores). La denuncia hecha por una fuente humana y la aplicación de los conocimientos especializados llevaron a feliz término el operativo, que culminó con cuatro detenidos.

En otro campo de acción, parte de las operaciones contra estructuras delincuenciales que almacenan cantidades millonarias de mercancía ilegal comenzaron con visitas a puntos de comercialización.

Los investigadores, camuflados como clientes, identificaron y a veces adquirieron productos falsificados, de contrabando o fraudulentos que permitieron la posterior intervención.

Aprender para actuar mejor

Los conocimientos especializados como parte de la estrategia contra el delito incluyen la capacitación constante, permanente y sistemática al personal de la DIAN y la POLFA; el apoyo de peritos provenientes de empresas, gremios y de otras instituciones del Estado y, cuando es necesario, la intervención de laboratorios para verificar condiciones particulares de las mercancías.

“Hay productos que, más que un conocimiento especializado, generan la necesidad de pruebas de laboratorio para revisar sus componentes físico-químicos, a efectos de verificar su clasificación arancelaria, los tributos aduaneros que debe pagar, además de otros requerimientos para su importación o exportación, como vistos buenos de las demás autoridades de control  (ICA, Invima). A manera de ejemplo se tienen los químicos, los textiles o el acero, entre otros”, explicó un vocero de la DIAN.

Camacero y la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (ANDI) se han convertido en un aliado permanente para el control del contrabando técnico de metales proveniente de China y otros países, acción que también cuenta con el respaldo de la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC).

Lea: Autoridades ponen contra las rejas al contrabando de acero

Mesas productivas

Los mecanismos de mesas de trabajo como el que existe con los frigoríficos sirven para revisar procesos y procedimientos, unificar criterios e intercambiar información en materia de lucha contra el contrabando, así como para desarrollar agendas permanentes de aprendizaje.

Existe un diálogo constante de la DIAN y la POLFA con la ANDI, Analdex (Asociación Nacional de Comercio Exterior), la FITAC (Federación Colombiana de Agentes Logísticos en Comercio Internacional), la Federación Nacional de Cafeteros, Coltabaco, la Philip Morris, Fenalco, Camacero y la British American Tobacco, entre otras empresas y gremios.

Gracias a esto, los funcionarios de la DIAN y la POLFA acceden a capacitaciones externas a cargo de expertos de los gremios, ya sea a petición de las entidades o por oferta de los empresarios. La educación viene también de gremios internacionales, a través del programa fortalecimiento de capacidades, de la Organización Mundial de Aduanas (OMA).

Esas charlas le permiten al personal reconocer diferencias y características específicas de muchos productos. En la POLFA han recibido formación relacionada con autopartes, lentes de contacto, zapatos de marcas internacionales, medicamentos y licores, entre otros. A la entidad le han cooperado  representantes de ACOLFA (autopartes), Kia, Renault, Nike, Puma, Timberland, Invima e ICA, solo por citar algunos.

Un funcionario de la POLFA explicó que se trata de temas que van cambiando de acuerdo con la evolución del delito y aquellos productos donde se concentra la oferta. Por ejemplo, ahora se está trabajando mucho el llamado cibercontrabando, que se origina en las páginas web que comercializan productos en línea.

Al acompañamiento del sector privado y otras entidades del Estado se suma a la infraestructura de capacitación interna. En la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales la formación que reciben los funcionarios es tanto nacional como internacional, todo en coordinación con la Escuela de la Dian.

En la POLFA el personal se prepara a través de la Escuela de Investigación Criminal, cuya oferta educativa incluye el curso técnico profesional en Documentología y Grafología Forense, mediante el cual se faculta al personal para realizar experticias técnicas, documentológicas y grafológicas. Estos conocimientos permiten determinar autenticidad, falsedad y alteración tanto de mercancías como de documentos soporte.

A 3 de junio de 2018, las aprehensiones de mercancías que ingresaron o intentaron ingresar ilegalmente a Colombia ascendían a 26.182 y estaban avaluadas en 144 mil millones de pesos. Una parte importante de estas se logró gracias al uso de los conocimientos acumulados por el personal de la DIAN o la POLFA, el respaldo de los peritos oficiales y privados, y el apoyo de laboratorio a la hora de determinar los componentes físico-químicos de una mercancía.

Es cierto que los delincuentes evolucionan, pero las autoridades también.

La ciudadanía puede denunciar oportunamente cualquier irregularidad o sospecha sobre la comercialización ilegal de mercancías a los números telefónicos: 321 3942169 y 2611554, al correo polfa.anticontraban@policia.gov.co o a través de http://www.todoscontraelcontrabando.gov.co/#denuncie, también disponible como app para iPhone y Android.

Esta información se publica como parte de las actividades del Grupo Interinstitucional de Seguimiento al Contrabando.

CONTRIBUIR ES CONSTRUIR


Número de visitas a esta página 343
Fecha de publicación 15/06/2018
Última modificación 18/07/2018

HISTORIAL

Versión 7.0.1

Powered by Nexura